Nuestro gran capazo

En los primeros meses de vida la estructura ósea y muscular del recién nacido es muy frágil: la posición distendida y supina permite no sobrecargar ninguna parte del cuerpo, distribuyendo uniformemente el peso.

79 x 37 cm son las generosas dimensiones internas del capazo. Un espacio que permite el tiempo de utilización más extenso posible, incluso cuando el niño está envuelto en un saco de invierno o lleva un mono acolchado

Respaldo ajustable para que el bebé pueda observar el mundo que le rodea cuando esté despierto.

Carcasa rígida de polipropileno para proteger al bebé de golpes accidentales. Está homologado para el transporte en automóvil mediante el uso del Kit Auto Maxi correspondiente.

Confort durante las 4 estaciones

El neonato aún no tiene capacidad de utilizar óptimamente los centros de termorregulación de su sistema nervioso central, por lo que no puede mantener una temperatura corporal constante. Su piel es fina y fácilmente vulnerable a los rayos UV, al frío y a los agentes contaminantes.

El sistema de ventilación del fondo, con orificios que se abren y se cierran, permite regular la temperatura interna del capazo y evitar que se forme condensación

La ventana de la capota permite que el aire circule por el interior del capazo para mantener un ambiente fresco y ventilado.

La ventana con red transpirable en la parte delantera del capazo permiten que el aire fluya dentro del capazo para mantener el ambiente fresco y bien ventilado.

Capota con tratamiento de protección solar (UPF50), con panel frontal extraíble para proteger de la luz directa, incluso cuando se está poniendo el sol.

Funda con doble capa para proteger al bebé del viento y el frío.

Cubrepiés de "acceso rápido" para poder colocar fácilmente al recién nacido en el capazo.